En bromerio, medio en broma medio en serio

¡Sonríe! ¡Estás en el mejor blog de la red!

Somos lo que somos

7 comentarios

La semana pasada andaba buscando música de una rapera venezolana (me encanta el rap y más si es femenino), cuando encontré un vídeo de una colaboración suya con Jarabe de Palo. Un vídeo que me ha inspirado la entrada de esta semana. Os cuento que, un poco después de empezar el blog, por el mes de abril,  comenzaba a leer a Anthony de Mello a través del libro “Ligero de equipaje: Tony de Mello, un profeta para nuestro tiempo” escrito por Carlos García Vallés. Ambos Jesuitas y amigos. El libro me lo recomendó una buena amiga. Me enganchó tanto, en ese momento, que me  lo leí en una sola tarde. Un libro que recogía la experiencia de Carlos, en la participación, en un curso espiritual de Anthony de Mello. Ambos se conocieron en la India, porque Carlos viajó hasta allí (para ser misionero) y Anthony era de allá. Pero ésto no es importante. Lo que sí tiene importancia, es que sus escritos y enseñanzas mezclaban la cultura judeocristiana con otras religiones orientales. Después de leer ligero de equipaje, me animé a ver su famosa conferencia “Redescubriendo la vida” y después me leí “Autoliberación interior”.

Lo que dice ese libro y lo que dice la canción (está el vídeo al final del post) es muy parecido, si no igual, especialmente en un capítulo del libro que habla de cómo estamos programados.

En él,  afirma que “estamos programados desde niños por las conveniencias sociales, por una mal llamada educación y por lo cultural”. A esta alturas de la vida, yo creo que la mayoría de nosotros más o menos tenemos claro este tipo de afirmaciones, ¿verdad?. Que estamos condicionados, que no somos seres libres. Por desgracia no tenemos sólo una condición sino muchas. En el post que escribía hace un par de semanas “trabajo entre los trabajos”, de alguna forma, también hacía referencia a ésto desde una perspectiva concreta.

Yo estudié hasta los trece años en un colegio de monjas, en el que me fue realmente mal. Suspendía casi siempre un montón de asignaturas. Y recuerdo, que fui la primera de mi clase que fue expulsada por una monja. Estaba en tercero de E.G.B. Lo recuerdo perfectamente.  Me sentí excluida, rechazada. Fue tal, que entré y pedí perdón casi llorando. Después de esa primera vez, vinieron un montón más. Me fui acostumbrando a ello, y terminó siendo algo que lo vivía con normalidad y por supuesto me dejó de afectar. Me fue tan mal porque querían alienarme, querían coartar mi libertad, suprimir mi creatividad y por supuesto censurar mi subversión. Iba a un colegio de monjas, un colegio donde el principal personaje era un tal Jesús. Él se saltaba todas las normas habidas y por haber. Cuestionaba el sistema continuamente. Yo lo único que estaba haciendo era seguirle. Porque después de todo, creo que se puede apreciar que el problema no era de conducta problemática, ni de incapacidad de ningún tipo. ¿Al final lo consiguieron? Pues un poco sí que consiguieron anularme, pero con los años volví a recuperar esa naturalidad de mi estado y de mi existencia. ¿Cuántas personas anuladas estarán viviendo ahora mismo en este mundo?

Me encanta la reflexión que hace  en su web  un profesor de filosofía y también escritor y crítico literario llamado Rafael Narbona. “La escuela tradicional desdeña la sensibilidad y la creatividad. Su punto de partida es el pesimismo antropológico: el ser humano es malo por naturaleza y sólo la autoridad, la disciplina y la obediencia pueden erradicar su perversidad”

Como dice la canción de Jarabe de Palo y compañía “somos lo que somos, no lo que queremos, patrones.. humanos imperfectos, somos raza, cultura, humanidad. Somos lo que somos”.

La educación, en este sentido que acabo de hablar, es un ejemplo porque otro es la programación cultural. “La patria es un producto de la política y la cultura la manera de adoctrinar” (Autoliberación interior, Anthony de Mello) Cuando uno se siente patriota, nacionalista del tipo que sea, está siguiendo una programación. Los seres humanos estamos por encima de cualquier tipo de frontera. ¿Tú cuando eras un bebe sentías que eras patriótico? No ¿verdad? Éso lo aprendiste según fuiste creciendo. Y, dependiendo del ambiente, puedes ser más o menos patriótico. Muchas veces seguimos las pautas de nuestros padres o nos rebelamos a ella. Depende de nuestra percepción y experiencia. Pero seguimos programados porque es algo intergeneracional. Desprenderte de tu programación no es tarea fácil.  No existen las fronteras, la raza, la clase, el color en nuestro ser en estado natural. Son etiquetas, mecanismos de poder para controlar a las personas, para controlarnos a nosotros mismos, para confundirnos y confundir a los demás. Desprogramarte es algo que veo casi imposible que pueda ocurrir desde el mundo occidental, pero sí que creo que se puede minimizar.

“Sólo lo que nace y se decide desde dentro es auténtico y te hace libre. Lo que haces como hábito y que no puedes dejar de hacer porque te domina, te hace dependiente, esclavo de lo que crees, porque te lo ha programado”. (Autoliberación interior, Anthony de Mello)

Somos tierra, somos paz, somos fuego, destino y verdad. Somos sangre, hermanos, amigos y en el tiempo andamos perdidos. A pesar de nuestros defectos, algunas virtudes tenemos. Somos ángeles, somos buenos, 

so, so, so, ¡somos lo que somos! 

Como ves, esta semana tienes un montón de información sobre libros, un blog, una conferencia, música, todo para pasar lo que queda de semana de manera entretenida. Ojalá te sirva como me ha servido a mí. Abrazos.

Anuncios

7 pensamientos en “Somos lo que somos

  1. Me encanta. Pienso igual. La escuela es un medio para destruir al ser humano. Un niño es creativo por naturaleza. La escuela se encarga de anularlo. Yo me he percatado de esto últimamente. Y lo peor de todo, en mi persona. Yo también estudié en un colegio de curas. Y creo que la Iglesia Católica está al servicio del adoctrinamiento. Jesús, sin embargo, no es Iglesia Católica. Fue el primer revolucionario de la Historia. Un gran estudioso de todas las culturas. Lo que no dice la Biblia, es que en esos años que estuve perdido, en su adolescencia, las pasó en Asia, aprendiendo Budismo, Hinduísmo… Te comparto dos canciones, ¡que las disfrutes!

    //

    Me gusta

  2. Hola Diego, he estado unos días fuera y no pasé por aquí. Muchas gracias por las canciones y por compartir. Un abrazo

    Me gusta

  3. Pingback: No me importa tu opinión | En bromerio, medio en broma medio en serio

  4. Pingback: Cómo influyen las creencias en los resultados | Cómo crear tus Sueños

  5. Pingback: Nos vemos a la vuelta | En bromerio, medio en broma medio en serio

  6. Hace un tiempo vi este video, sobre un chico que no había ido a la escuela, y sus reflexiones sobre ésta. Te aconsejo que le eches un vistazo si no lo has visto ya 😉 https://www.youtube.com/watch?v=46La-hV_PLs

    Me gusta

  7. Pingback: Cómo influyen las creencias en los resultados – Crea tus Sueños

¿Algo que comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s