En bromerio, medio en broma medio en serio

¡Sonríe! ¡Estás en el mejor blog de la red!

No me importa tu opinión

15 comentarios

Pues sí, me importa bien poco lo que opines. Estoy hartita de algunos comentarios como…”cuidado que éstos son peligrosos y pueden traer una revolución bolivariana”… o… “a mí  es que no me gusta ni el machismo ni el feminismo”… “la derecha bla bla bla y la izquierda blo blo blo… o… Y digo yo, ¿es que acaso opinamos con esa facilidad sobre procesos estocásticos, sobre modelos geocéntricos o heliocéntricos del Universo? O más interesante aún, ¿qué técnicas aplicadas a la conservación- restauración del patrimonio metálico son más adecuadas? ¿Verdad que no?

Te noto un poquito agresiva…

Pues no, en realidad no estoy cabreada. Era para llamar un poco la atención, que últimamente estáis algo dormidos. Pero sí me apetece contaros cómo me siento últimamente cuando la gente se pone a opinar sobre política y “esas cosas”. Y es que por supuesto que todo el mundo tiene derecho a opinar. Sobre todo, si son cosas que conciernen a la vida de las personas, faltaría más. Pero lo que no me gusta es que la gente opine por opinar. Vivimos en un mundo muy defectuoso, y entre esas defectuosidades están las malas informaciones, que en muchas ocasiones vienen provocadas adrede, ya que algunas personas pueden sacar beneficio de ello.

Pero para explicar lo que trato de decir hoy, me voy a basar en un libro que leí cuando estudiaba C.O.U.

Ideas y creencias de Ortega y Gasset.

Ortega y Gasset diferenciaba entre  las ideas y  las creencias. Ambas pertenecen al ámbito cognitivo.

Las ideas son ocurrencias que tenemos, sean de la de la índole que sean. Esas ideas pueden ser científicas, como inventar algo, montar un nuevo negocio, crear un blog, etc. Ideas que producimos nosotros, las sostenemos, las discutimos, las propagamos, las defendemos, incluso en algunos casos hasta la muerte. Esas ideas son obras nuestras.

Las creencias en cambio son otra cosa. Las creencias no tienen que ser sólo religiosas. No llegamos a ellas desde el razonamiento y la argumentación, desde el ámbito intelectual, si no que nos vienen dadas por herencia cultural, por educación. Está directamente relacionado con el post que escribí somos lo que somos, que hablaba de cómo estamos programados.

Las creencias no siempre se dicen abiertamente pero están arraigadas profundamente en nuestras opiniones. Son los supuestos básicos de nuestra concepción del mundo  y nuestro comportamiento.

“Vivimos, nos movemos y somos” en nuestras creencias

“Las ideas se tienen, en las creencias se vive”. 

Curiosamente para la Real Academia española,  una opinión es un dictamen o juicio y si buscas la definición de juicio, en su primera acepción es la capacidad de discernir entre lo verdadero o falso. Por lo tanto, relacionamos nuestras opiniones con verdades. 

Con las creencias en las que vivimos creemos estar en la verdad. Y la verdad es como una naranja, que nunca eres capaz de ver todos sus lados. Haz la prueba…

Porque digo yo, ¿qué es un régimen bolivariano? ¿Cómo se puede hacer afirmaciones contudentes sobre el feminismo sin haberse leído un sólo libro sobre teoría feminista o conocer su historia? ¿Cuando opinamos lo hacemos sobre una idea fundamentada en la argumentación y conocimiento o quizás, no será una creencia?

Por eso, muchas veces no me importa lo que piensas, me importa cómo has llegado a pensar así. Sobre todo, porque si no pensamos igual podrías hacerme cambiar de idea y por lo tanto no sería una creencia inamovible.

Me imagino que todos los españoles queremos vivir en una España que esté bien, que se arreglen todos los problemas que tenemos. Quizás una de las cosas por las que hay que empezar es por la humildad de reconocer que nuestra opinión es sólo eso, una opinión. Y para ello, tenemos que quitarnos todas esas creencias que llama Gasset (y que yo llamaría fundamentalismos) para poder empezar a construir algo en positivo.

En realidad sí me importa lo que opines, sobre todo en este blog. Llegan muchos visitantes pero últimamente muy pocos comentarios… lectores reflexivos… tímidos…

Bueno que… ¿me vas a dar tu opinión?

Prometo leerme este post de vez en cuando para aplicármelo a mi misma. Aunque a veces en algunas cuestiones ya es que entre tantas ideas y creencias me hallo en un “mar de dudas” a la deriva…

Anuncios

15 pensamientos en “No me importa tu opinión

  1. pues aunque no te importe lo que opino, opino. Y opino que es muy difícil desarraigarse de las creencias populares heredadas…Reprogramación ya!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Empezar a plantearte que tienes creencias inconscientes y hacerlas conscientes ya es un paso… Aunque las hayamos heredado, aunque sean sociales, educativas, culturales… No hay nadie con más poder que nosotros para decidir si las seguimos teniendo o no 🙂

    Le gusta a 2 personas

  3. Menuda cosa estás pidiendo a los españoles: que escuchen, lean, se informen, y estén abiertos a nuevos argumentos que quizás les hagan cambiar sus opiniones preconcebidas… Creo que antes de que eso pase veremos a gente viviendo en Marte. Bueno, nosotros no, quizás nuestros nietos. Buena reflexión.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • Éso me dicen algunas veces y que me paso… pero no se me ocurre otra forma mejor de cambiar las cosas… habrá que empezar algún día, yo lo hice una vez y en este mar de dudas me encuentro 🙂

      Me gusta

  4. Tienes razón, lo perfecto seria definir la palabra o el tema tal y como uno lo entiende y a continuación opinar, de esa manera se sabe si todos partimos de lo mismo, pero yo, que soy un amante irredento de la libertad de expresión siempre digo lo que pienso y como lo pienso, sin atenerme a regla alguna, fundamentalmente soy muy anarquico en mi forma de expresión, que le vamos a hacer… 🙂

    Besos y salud

    Le gusta a 1 persona

  5. Tienes mucha razón. Es muy interesante lo que dices: mejor saber cómo ha llegado alguien a pensar lo que piensa que conocer lo que piensa sin más. Pero eso puede provocar que alguien adorne su discurso y nos atonte y lleguemos a pensar que no podemos intervenir porque no estamos al nivel. Quiero decir que con esto llegamos a un punto en el que podemos pensar que es mejor dejarse llevar por los que pensamos que sabe, y en España hay muchos mentirosos que saben tocar muy bien la flauta: lo estamos sufriendo con el señor Rajoy y un partido con mayoría absoluta, nada más y menos. Nos gobierna un tonto que se las dio de listo y encima tiene las manos pringadas de mierda.

    Estamos saturados de información y es verdad que a veces opinamos al recibir opiniones diversas sin dirigirnos a la fuente. Eso es algo que cuesta un pequeño esfuerzo y no todo el mundo tiene tiempo o ganas de ponerse a analizar y estudiar las cosas para luego dar una opinión coherente. Eso debería ser lo ideal. Pero, como te digo, prefiero opiniones sinceras venidas de un tonto aunque no sean acertadas que las mentiras de alguien que se las da de listo y que se aprovecha de la ignorancia. Me ha gustado tu artículo. ¡Un saludo!

    Me gusta

    • Yo “opino” que si no tienes tiempo para informarte y poder dar una oponión argumentada, al menos que reconozcas con humildad que tu opinión puede tener sesgos… Porque la gente se pone a defender sus opiniones que casi algunas personas te dicen, cállate que yo sé de lo que estoy hablando… y éso es a lo que me refiero. Opinar sí, aunque no tengas toda la información, tener intuición también, pero ser humilde y replantearte tus propias ideas también viene bien de vez en cuando…

      Me gusta

  6. Pingback: Cómo influyen las creencias en los resultados | Cómo crear tus Sueños

  7. Por lo general, nadie quiere saber como he llegado a opinar lo que opino. De hecho, ni siquiera le interesa saber lo que opino a menos que se parezca a lo que opina ese otro alguien. Es una buena reflexión, un debate abierto, una forma de enriquecerse, de crecer…. Pero tenemos dos versiones ante la pregunta de alguien:

    -¿Cómo estás?

    -A) Bien, gracias.<—La que suelen buscar por salir del paso y quedar bien.

    -B) Bueno… No va mal, aunque últimamente ando un poco cansada. Serán las cosas del cambio estacional. Además que yo no sé que pasa hoy; todo me sale al revés. Fíjate que iba yo a levantarme de la cama y pise con tan mala suerte que me calvé la hebilla del zapato que ayer abandoné en mi agotamiento caótico la noche anterior…. Oye… ¿Tienes prisa?<—Demasiada información irrelevante

    -C) Bueno, va bien. Estaba leyendo/pintando/escuchando/bailando/ordenando…. Las cosas están un poco difíciles últimamente, pero siempre hay algún refugio. Me he apuntado a clases de yoga, a ver si me sacudo el estrés un poquito.<— Ni breve ni extensa, por aquí si se da pie a sacar un algo más, unas ideas o creencias. El simple tono ya parece anunciar que tenemos delante un interlocutor válido con el que sacar el arsenal de ideas por madurar, entusiasmo e inquietudes, dejar translucir creencias, acabar comentado ese algo que se escucha, lee, baila, piensa…. ¡Piensa! (ergo est).

    Es una recreación simplista, pero ahí dejo una creencia(que ya me gustaría a mí que me rompieran): La respuesta A queda de PM y triunfa, la B queda enrollada pero pesada, a menos que seas algo maruj@. La tercera y más deseable para mí, la que abre brecha en esas opiniones(obsérvese cómo la respuesta B está impregnada de un "escucha que desastre llevo y no me cortes"), espacio para comentar, no juzga, aunque deje entrever un algo del ánimo. Que me estoy liando… Mi opinión es que… buscan la respuesta A… De vez en cuando me arriesgo con una C ¡Haberla, hayla!

    Y en cuanto a timidez lectora: Llenas de datos curiosos, buen humor e ideas cada entrada, de tal forma que bien podría una sentirse un tanto cortita en su respuesta(no de extensión, que ya ves que me sobra). Se lee, observa, se sonríe y aprende. Cuando se puede arrojar algo de luz sobre el tema… Se comenta.

    Hasta aquí mismo me pregunto si no mejoraría éste espacio que ocupará mi repuesta un mudo hueco en blanco. Tal vez me añadiese un algo de inteligencia, en ese opinar "Me gusta" sin delatar el cómo llega a gustarme ese engaño inicial de un "No me importa tu opinión" a bocajarro para luego leer "me importa cómo has llegado a pensar así" y guardar toda esa indignación de "¡¿pero qué dice ésta?!" por un "Vaya. Hay que leer la letra pequeña antes de montarse el juicio" y esbozar una sonrisa de esas que sólo una jugada inesperada despierta.

    Aunque seamos tímidos, tú sigue regalándonos con tus montañas de datos e ideas, ordenados con claridad y salpicados de humor. Sigue haciendo asequibles los temas más áridos y feos a aquellos que por lo que sea no llegamos a adentrarnos tanto para volver con una idea propia.

    No me enrollo más. Te leemos 🙂

    Me gusta

  8. Muy bueno! Yo creo que no hay opiniones correctas o incorrectas, simplemente consiste en que miramos el mundo desde distinta perspectiva. El que lo mira desde arriba lo ve de distinta manera que el que lo ve de frente, por ejemplo. La clave está en comprender la perspectiva de los demás.

    Le gusta a 1 persona

  9. Soy ecuatoriano, y me ha dado un gusto muy enorme y chévere el leer esta entrada de blog. Pero al mismo tiempo me ha dejado preocupado por mi propio país. Muy aparte de tomar una posición política percibo que poco se sabe sobre la opinión de la gente. No quiero que en mi país sea tan fácil afectar la opinión de la gente ni con los medios públicos ni con los privados. Una serie de opiniones mal informadas es la base de una mala democracia. En el pasados fuimos campeones en derrocar presidentes, pero ahora solo he leído opiniones ignorantes que hablan más del presidente y los medios que de los principios fundamentales de nuestra sociedad. Si es que hubieran opiniones bien informadas me daría gusto ser parte, pero por ahora se ven muy pocas en el internet de contenido ecuatoriano, y abunda la devoción o fe. Ni siquiera hemos alcanzado una etapa de opiniones, y eso nos deja muy atrás. Estaría mas que feliz de equivocarme, después de todo ésta es una opinión más.

    Me gusta

    • Buenas, perdona no haya respondido antes. Me parece interesantísimo lo que nos cuentas. No es visitado Ecuador, éso sería ideal sobre todo porque es uno de ésos lugares pendientes en mi lista :). Muchas gracias por pasarte y dejar un comentario de esta índole.

      Me gusta

  10. Pingback: Cómo influyen las creencias en los resultados – Crea tus Sueños

¿Algo que comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s