En bromerio, medio en broma medio en serio

¡Sonríe! ¡Estás en el mejor blog de la red!


15 comentarios

Cómo abrir un blog o encontrar tu vía de escape

Cuando las personas pasamos por un mal momento necesitamos encontrar un salida. Pero, ¿cómo? Porque la teoría nos la sabemos todos muy bien. Se la contamos a los demás como auténticos sabios, hemos aprendido mucho de la vida ¿a que sí? Pero luego resulta que un día, toda nuestra sabiduría y evolución espiritual se desmorona y nos llegamos a sentir… una mierda.

Tenemos mucha suerte de haber heredado toda esa sabiduría espiritual de nuestros antepasados a lo largo de los siglos, por éso nos la sabemos también. Porque aunque la repetimos como papagayos y nos encanta inundar el facebook de un montón de frases bonitas que otros han dicho, a la hora de poner en práctica dicha sabiduría no estan fácil. Por lo menos para mí, oye.

Y a éso quiero dedicar la entrada de hoy. De cómo salir de un mal momento, o más bien, de cómo salí yo hace poco. No sé si te resultará útil, pero por lo menos, no encontrarás el típico post lleno de frases teóricas, ni de consejos, ni nada que te diga qué realmente deberías hacer. Sólo contaré lo que a mí en un momento me fue útil. Y una de las cosas que me resultó positiva fue abrir este blog. Sí, así es. El blog comenzó como una manera de superar un mal momento. Vamos imagínate, un día me sentía fatal, triste, la vida no tenía sentido… ¿qué puedo hacer con mi vida? No lo sé, pero me voy a abrir un blog. Ah ¡vale! ¡qué güay!

Noseasidiota

Esta especie de manifiesto refleja muy bien los valores y contenidos del blog. Quiero contar ésto hoy porque hace tres meses que empecé este blog. Me propuse el compromiso de escribir una vez a la semana, cosa que por ahora lo estoy cumpliendo. Me gustaría continuar con dicho compromiso hasta la próxima revisión. Por otro lado, debería de ir pensando qué puedo hacer con este blog. Qué perspectiva tiene, hacia dónde podría ir encaminado. Porque por ahora sólo fue éso, una vía de escape. Pero, en realidad, me gustaría que fuera algo más. Lo que pasa es que aún no lo tengo demasiado definido.

El blog comenzó el día de mi cumpleaños. Fue el regalo que me decidí hacer después de pasar uno de los meses más difíciles, desde el punto de vista anímico, en mucho tiempo. Aquí en Glasgow, el invierno puede resultar un poco duro. Depende de las condiciones en las que te encuentres, si te pilla un poco flojo lo puedes llegar a pasar  muy mal (bueno igual que como en todos los lados). Justo éso me decía hace unos días una chica de una ciudad cerca de Manchester. Está por aquí trabajando y que echaba de menos a su familia y amigos. Y éso que su trabajo le gusta y no ha salido del país. ¡Se quejaba del tiempo de Glasgow! Pues imagínate yo, que he vivido prácticamente toda mi vida en la ciudad en Europa que es consideraba como la que más horas de sol recibe al año.

 El mes de febrero comenzó con un trabajo que esperaba conseguir y que nunca llegaba el trabajo. Por otro lado, le dediqué especial atención y tiempo a una oferta de trabajo para una organización que me gustó mucho. El trabajo era bien sencillo, en español no tendría ningún problema. Preparé y revisé cuidadosamente el currículo y escribí un personal statement que requerían para poder optar al puesto. Sinceramente, pensé que me llamarían pero no lo hicieron. Eso sí, me respondieron al email personalmente. Si encontré un par de trabajos, uno de ellos después de entrevista, pruebas y tests que duró nada menos que cinco horas. Pero me sentía totalmente frustrada. Me di cuenta el tiempo que tendría que empeñar aquí para conseguir unos objetivos a medio plazo y luego, si los conseguía, lo lógico sería para estar aquí. Sentí que empezaba a perder el norte. En principio mi objetivo de estar en Glasgow era mejorar mi ingles (de un modo holístico me refiero). Recuerdo en Bolivia cuando pensé lo de mejorar el ingles, no me imaginaba en Glasgow. Yo quería sentirme lo suficientemente segura como para viajar a un país del tercer mundo de habla inglesa y poder tener las mismas experiencias que tengo en español pero en otro idioma. Menos mal que tenía más de 20 horas de clase a la semana, estaba metida en tres voluntariados y éso me hacía estar entretenida en un mes de febrero que no vi el sol.

A las nueves de la mañana era de noche todavía,  a las tres de la tarde empezaba a anochecer y se pasó todo el mes, literalmente, lloviendo. Sufrí en toda regla el trastorno afectivo estacional. Me empecé a encontrar muy mal. Mis dos amigas con las que más salía a desconectar regresaron en diciembre a sus respectivas ciudades. Así que, empecé el año sola. Mi padre falleció en un mes de febrero (hace unos años) y en toda esa vorágine afectiva no pude evitar replantearme toda la vida. Pero esta vez, sin excusas. Ya no había culpables a los que echarle la culpa de mi malestar. Ni Rajoy, ni la crisis, ni ninguna discusión con alguien. No podía irme un fin de semana a mi pueblo y desconectar. Estaba ahí en mi cuarto frío, que también he pasado este invierno algo de frío, con mis pensamientos y yo misma sin nadie más. Y entrando en una profunda crisis de los cuarenta sin ni siquiera tenerlos.

Hace poco colgué unas fotos en facebook sobre mi viaje en Escocia, Me hizo mucha gracia porque alguien dio a entender, sin tan siquiera apenas saber de mi en todo el año, que me estaba yendo genial por las fotos publicadas. Hombre, no me dio por hacerme una foto el día que estaba llorando a moco tendido… a ver… un poquito de por favor… ¿Qué fotos, si no, voy a poner?

No me quiero extender demasiado. Es más largo de contar todos los sentimientos y sensaciones que tuve  en la que por un momento sentí que mi vida era un fracaso absoluto. Al final, ¿Cómo salí de este embrollo?

1. Volví a leer de nuevo. Leer relaja, distrae, emociona, viajas, encuentras respuesta, te sientes identificada, disfrutas. En definitiva, leer anima mucho. Y yo había dejado bastante lectura (no es que tampoco sea una gran lectora que devora libros) porque sólo quería leer en inglés. Está bien leer en inglés,  pero en mi caso a veces es desesperante porque creo que no elijo bien los libros. Total, que al final ni leía en inglés ni español. Así que ahora que leo en español, intento leer algún blog en inglés, artículos. Pero voy a intentar en los próximos seis meses leer un libro en inglés. Ya veremos qué pasa.

2. Intenté salir a dar un paseo. Si es por la naturaleza mejor. Es verdad que aquí donde vivo no puedo quejar con el ambiente en el que estoy de naturaleza. Pero cómo casi no había luz y estaba todo el día lloviendo y además ocupara las horas de luz para otras cosas, no me era fácil encontrar un momento pero hice el esfuerzo y casi a finales de febrero, me empecé a ir a excursiones con escoceses que así podía también practicar mi inglés, buenos mi glaswegian.

 3. Comencé este blog. Me ayudó a conectar de nuevo con el exterior. También fue como respuesta a ese deseo auto frustrado por mi misma de nunca darme ese tiempo para hacer algo, que no sé si me gusta hacer o no, porque ni siquiera lo he intentado de verdad, que es escribir. He escrito muchas cosas personales a lo largo de mi vida, pero lo que me gustaría compartir no son esos escritos, sino aquellos que nunca llegué a escribir, porque siempre tenía algo mejor que hacer y siempre lo dejaba para mañana. Ese mañana que nunca existe. Y aún sigo con ese problema, sólo que al menos lo estoy haciendo visible. Todavía no he encontrado el lugar, ni he creado el hábito. Pero lo que si que tengo es una proyecto a medio largo plazo. A los proyectos hay que ponerles fecha porque si no, caducan antes ellos solos.

4. Contar con los amigos y familiares. Reconozco que no le he dado demasiada importancia a ésto, no porque no la tenga. Sino porque me he encontrado lejos y además era algo demasiado interno. Aunque no queda de más el dar las gracias a todos aquellos, que de una u otra forma,  me habéis acompañado ¡Gracias!

La mejor vía de escape es hacer algo que te guste. Dedica al menos un rato al día. 

 

936060_10151489396117825_1370457758_n

 

 

 

 


4 comentarios

3 blogs más que interesantes

¿Te gustan las mujeres y el rock? ¿Te apasiona el continente africano y la literatura? ¿Quieres conocer a una  coach nada convencional? Pues sigue leyendo…

Tres blogs que son tres auténticas joyas en internet. Espero que lo disfrutes. Aquí van…

We are Rock

Un blog tributo a las mujeres y el rock. Marta, la autora, nos cuenta en su blog que la razón para crearlo ha sido porque: “tantas grandes mujeres con talento han hecho importantes aportaciones a la historia del rock, que resulta sorprendente el poco reconocimiento y el desconocimiento social de la mayoría de ellas y su trabajo”. http://wearerock.wordpress.com/

Hace poco se publicaba un artículo  en el diario en El País sobre este blog. Un artículo titulado ¿es el rock machista? Ellas dicen sí.   Marta respondía a ese artículo en su propio blog, argumentando que el objetivo principal es dar a conocer a las artistas femeninas y no hacer una batalla sexista.

Me parece curioso que siempre que alguien le da un tributo y pone como protagonista a la mujer, ya salte el tema sexista… ¿No os dais cuenta?  En seguida aquellas áreas donde sólo ha sido reconocido el hombre, el simple detalle de dar su reconocimiento y valor de aportación a la mujer, supone automáticamente para un sistema social ya prefijado un enfrentamiento, cuando ése no es el objetivo ni de lejos.

Pero volviendo al blog y sus contenidos, allí podrás encontrar artistas como Areta Franklin, Etta James, Rosseta Tharpe, June Carter, Menphis Minni, bandas con todos sus componentes femeninas y muchas más que yo ni conocía.

Sin duda, me quedo con el post, y el descubrimiento, de Cordell Jackson, que no sólo fue la pionera de crear su propio sello discográfico sino que además ha sido la pionera del género rockabilly y rock & roll. ¡Vaya marcha que tiene la anciana!!!

 LitEraFRicA

Sonia nos quiere regalar este espacio sobre literatura africana, ya que como experiencia de la propia autora cuando quieres encontrar información acerca de algún autor es bien difícil hacerlo.                                                                     http://literafrica.wordpress.com/

Hasta que no he encontrado este blog no me había despertado interés la literatura africana. Elijo el post “libros con banda sonora 1: Brenda Fassie y un día escribiré sobre Africa”. Como no sabría por dónde empezar, ese será el primer libro de literatura africana que leeré.

Brenda Fassie fue la primera artista africana que descubrí. Recuerdo un programa de radio (hará como 20 años) que lo grabé en cinta… en aquel programa escuché una canción suya que me enganchó y después de ella, vino Manu Dibango, Cesaria Evora, Ismael Lö, Tiken Jah Fakoly, Youssou Ndour, Salif Keita, Papa Wemba, Thomas Mapfumo y un largo etc de artistas por todo el continente africano. Porque no lo he dicho, pero tengo una pequeña manía, que parece ser que la salud mental no la tiene calificada como transtorno, soy melomana.

HannaKanja: Estrategias no convencionales para conseguir la vida que quieres.

Hanna lo tiene muy claro, quiere cambiar el mundo a través del coach. Su página es pura magia, donde encontrarás experiencias transcendentales…  http://www.hanakanjaa.com/

Aunque soy bastante poco convencional en los gustos e intereses, en el fondo y en mi interior, soy tan convencional como el más convencional de todos los convencionales. Y éso en si mismo no es ni bueno ni malo. Hasta que no he leído a Hanna no he sido consciente de ello. Que tengo el cerebro igual de programado que los demás, y aún no he sido capaz de desprogramarlo. Estoy en ello, y sé que no es tarea fácil. Pero todos los días me voy dando cuenta que muchas de las respuestas, acciones y decisiones que tomo en mi vida vienen dadas por mi programación. ¿Qué fuerte no? Pues sí, pero lo más importante es darte cuenta y sobre todo reconocerlo. Es la única forma que exista la oportunidad de poder cambiar, sí es que quieres cambiar, claro.

Me encanta “reflexiones sobre el miedo al fracaso o al éxito”. “Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite”.

Y os dejo un vídeo sobre el concepto de mediocridad, que para mí además de esclarecedor, me parece muy divertido.

Y yo que pensaba que esta entrada me iba a costar escribirla menos que otras… ingenua de mí… Espero que os haya gustado y paséis una buena semana.

A lo mejor te puede interesar leer:  tres razones para tener un blog.

Pues nada más que decir, ¡gracias a las tres por enriquecer mi vida! 🙂


18 comentarios

3 razones para tener un blog.

En mi opinión, existen tres razones fundamentales por las que una persona debería tener un blog. Al menos una vez en su vida. La primera, y para mí esencial, es la transcendencia que puede llegar a tener tu blog. Es decir, las consecuencias y efectos que pueden provocar lo que escribes. La segunda, son los beneficios que obtiene la persona. Y por último, pero no por ello menos importante, la labor de difusión que se hace  y el aporte de conocimiento al ser humano y a su evolución. Yo creo que en mayor o menos medida, todo aquel que tiene un blog interactúa con otros que también tienen blog o tienen lectores (aunque sean pocos) cumple en algún momento y de alguna forma cada una de las tres razones.

Por éso, te animo a que dediques 5 minutos a leer esta entrada,  porque quizás cuando hayas llegado al final, te des cuenta de todo el tiempo que llevas perdiendo… o no… Y si ya tienes un blog pues te animo que reflexiones sobre ésto (si no lo has hecho ya) y si quieres compartas aquí tu visión. En el que caso que hayas tenido uno y andas pensando en retomarlo, o nunca has tenido uno pero te gustaría, igual este es tu momento, ¿por qué no?.

Me imagino que a estas alturas todos sabremos, más o menos, lo que es un blog ¿no?, Resumidamente diré que es un ciberdiario y que éste no tiene por qué ser personal. Pero yo creo que te vas a la wikipedia y seguro te lo explica todo mucho mejor que yo.

Hay tantas clases de blog como personas hay en el mundo. Aunque obviamente se pueden dividir en temáticas y finalidades y de alguna forma categorizar… ésto también te lo puedes leer en la wikipedia. Hay cientos de entradas de “expertos” que te van a explicar todo ésto mucho mejor que yo.

En concreto, voy a contarte las razones que encuentro desde este blog (y no otro).  Que por cierto, recién acaba de cumplir un mes y que estoy como de niña con un juguete nuevo…

Primera razón: La transcendencia, la palabra como arma.

Soy una persona y ahora también soy una bitácora en la red. Mis ideas, opiniones y visión del mundo están a disposición de miles de millones y millones de personas (igual me he pasado un poco pero ya sabes cuando te entra la emoción ). En un blog personal sueles conectar con el alma de la persona, ya ves contradicciones éstas de las tecnologías que parece que es justo lo contrario.

Estamos viviendo la revolución digital que ha cambiado por completo nuestra forma de conectar con el mundo. Más allá de todas las críticas (que las hay), tenemos el privilegio de poder acercarnos a lo que está lejos de manera muy sencilla. Que sepas que muchas de las cosas que compartes en la redes sociales como en Facebook son blogs. A partir de ahora cada vez que vayas a compartir piensa en la fuente, seguro que descubres más de un blog detrás de aquello que ibas a compartir con toda la autoridad de poseer la verdad…

En concreto me refiero a las consecuencias y efectos que pueden provocar lo que escribes.

Si tienes un blog tienes poder de repercusión, al menos en potencia. No se trata de saber si es mucho o poco y comparar con otros. Lo importante que tienes algo que puedes usar para transformar la realidad.

Segunda razón: los beneficios que reporta.

¿A qué clases de beneficios me refiero? Pues depende de cada cual,porque hay muchos y muy diferentes. Yo voy a centrarme en los beneficios que me ha reportado a mí en este mes de vida.

1) Está potenciando mi creatividad, que además de ser buena para el alzheimer, estoy ejercitando el cerebro.

2) Estoy aprendiendo cosas nuevas, cada vez que voy a escribir sobre un tema tengo que reflexionar y a veces buscar información para complementar o corroborar.

3)  Tengo un compromiso conmigo misma y un reto personal de constancia y tesón.

4) Entre que no termino de aprender inglés como me gustaría y que encima empiezo a tener problemas con el español estoy revisando la gramática y el fascinante uso de las comas (aunque reconozco que me falta mucho por aprender). El blog me está ayudando a aprender cómo mejor puedo y quiero expresar mis ideas.

5) Estoy conociendo a personas nuevas como Olalla que un día le dijo “Adios al gris” y ahora está en Alemania o Iván que es un “nómada del pensamiento” y ahora está por Edimburgo. Pero también me estoy reencontrando con antiguos compañeros cuando tenía el anterior blog como Genin (un jubilata) que desde cerca de Almonte (Andalucía)  nos deja su “herencia” o Xurxo que entre Buenos Aires y Santiago de Compostela nos ameniza con “La viñeta satírica“.

6) Estoy disfrutando y esto me está produciendo una satisfacción personal.

7) Libertad absoluta de expresar lo que siento y lo que quiero. Algunas personas me han dicho que tenga cuidado con lo que escribo, que en ciertas ocasiones podría ser perjudicial. ¿De qué tengo que tener miedo? ¿De expresar lo que siento, lo que opino? ¿De ser honesta conmigo misma y con los demás? No, yo no tengo nada que ocultar, más bien todo lo contrario. Qué manías con los miedos…

Tercera razón: contribuir al conocimiento o difusión de información.

Aquí no tengo mucho que decir ¿no? Bueno, este tercer punto coincide con las redes sociales con una pequeña diferencia. En un blog (si es original y no copias demasiado textos de otros) lo puedes hacer de manera activa y además añadir valor.

Igual se me olvida algo, pero es que no me queda mucho más tiempo. Porque claro eso sí, otra cosa no, el blog te quita tiempo para hacer otras cosas, es una cuestión de preferencias… puedes elegir entre excusarte de no quedar porque tienes resaca o… “no puedo quedar, me falta escribir la entrada de mañana en el blog” 🙂

Próxima revisión dentro de 3 meses…

PD: Hoy 23 de abril día del libro, ésta es mi forma de celebrarlo… como Frank T dice… “la palabra como arma”. Dedicado a mis compañeros de Irak… porque ése es otro de los privilegios que me está brindando la experiencia en Glasgow… pero esta historia es para otro día…