En bromerio, medio en broma medio en serio

¡Sonríe! ¡Estás en el mejor blog de la red!


18 comentarios

3 razones para tener un blog.

En mi opinión, existen tres razones fundamentales por las que una persona debería tener un blog. Al menos una vez en su vida. La primera, y para mí esencial, es la transcendencia que puede llegar a tener tu blog. Es decir, las consecuencias y efectos que pueden provocar lo que escribes. La segunda, son los beneficios que obtiene la persona. Y por último, pero no por ello menos importante, la labor de difusión que se hace  y el aporte de conocimiento al ser humano y a su evolución. Yo creo que en mayor o menos medida, todo aquel que tiene un blog interactúa con otros que también tienen blog o tienen lectores (aunque sean pocos) cumple en algún momento y de alguna forma cada una de las tres razones.

Por éso, te animo a que dediques 5 minutos a leer esta entrada,  porque quizás cuando hayas llegado al final, te des cuenta de todo el tiempo que llevas perdiendo… o no… Y si ya tienes un blog pues te animo que reflexiones sobre ésto (si no lo has hecho ya) y si quieres compartas aquí tu visión. En el que caso que hayas tenido uno y andas pensando en retomarlo, o nunca has tenido uno pero te gustaría, igual este es tu momento, ¿por qué no?.

Me imagino que a estas alturas todos sabremos, más o menos, lo que es un blog ¿no?, Resumidamente diré que es un ciberdiario y que éste no tiene por qué ser personal. Pero yo creo que te vas a la wikipedia y seguro te lo explica todo mucho mejor que yo.

Hay tantas clases de blog como personas hay en el mundo. Aunque obviamente se pueden dividir en temáticas y finalidades y de alguna forma categorizar… ésto también te lo puedes leer en la wikipedia. Hay cientos de entradas de “expertos” que te van a explicar todo ésto mucho mejor que yo.

En concreto, voy a contarte las razones que encuentro desde este blog (y no otro).  Que por cierto, recién acaba de cumplir un mes y que estoy como de niña con un juguete nuevo…

Primera razón: La transcendencia, la palabra como arma.

Soy una persona y ahora también soy una bitácora en la red. Mis ideas, opiniones y visión del mundo están a disposición de miles de millones y millones de personas (igual me he pasado un poco pero ya sabes cuando te entra la emoción ). En un blog personal sueles conectar con el alma de la persona, ya ves contradicciones éstas de las tecnologías que parece que es justo lo contrario.

Estamos viviendo la revolución digital que ha cambiado por completo nuestra forma de conectar con el mundo. Más allá de todas las críticas (que las hay), tenemos el privilegio de poder acercarnos a lo que está lejos de manera muy sencilla. Que sepas que muchas de las cosas que compartes en la redes sociales como en Facebook son blogs. A partir de ahora cada vez que vayas a compartir piensa en la fuente, seguro que descubres más de un blog detrás de aquello que ibas a compartir con toda la autoridad de poseer la verdad…

En concreto me refiero a las consecuencias y efectos que pueden provocar lo que escribes.

Si tienes un blog tienes poder de repercusión, al menos en potencia. No se trata de saber si es mucho o poco y comparar con otros. Lo importante que tienes algo que puedes usar para transformar la realidad.

Segunda razón: los beneficios que reporta.

¿A qué clases de beneficios me refiero? Pues depende de cada cual,porque hay muchos y muy diferentes. Yo voy a centrarme en los beneficios que me ha reportado a mí en este mes de vida.

1) Está potenciando mi creatividad, que además de ser buena para el alzheimer, estoy ejercitando el cerebro.

2) Estoy aprendiendo cosas nuevas, cada vez que voy a escribir sobre un tema tengo que reflexionar y a veces buscar información para complementar o corroborar.

3)  Tengo un compromiso conmigo misma y un reto personal de constancia y tesón.

4) Entre que no termino de aprender inglés como me gustaría y que encima empiezo a tener problemas con el español estoy revisando la gramática y el fascinante uso de las comas (aunque reconozco que me falta mucho por aprender). El blog me está ayudando a aprender cómo mejor puedo y quiero expresar mis ideas.

5) Estoy conociendo a personas nuevas como Olalla que un día le dijo “Adios al gris” y ahora está en Alemania o Iván que es un “nómada del pensamiento” y ahora está por Edimburgo. Pero también me estoy reencontrando con antiguos compañeros cuando tenía el anterior blog como Genin (un jubilata) que desde cerca de Almonte (Andalucía)  nos deja su “herencia” o Xurxo que entre Buenos Aires y Santiago de Compostela nos ameniza con “La viñeta satírica“.

6) Estoy disfrutando y esto me está produciendo una satisfacción personal.

7) Libertad absoluta de expresar lo que siento y lo que quiero. Algunas personas me han dicho que tenga cuidado con lo que escribo, que en ciertas ocasiones podría ser perjudicial. ¿De qué tengo que tener miedo? ¿De expresar lo que siento, lo que opino? ¿De ser honesta conmigo misma y con los demás? No, yo no tengo nada que ocultar, más bien todo lo contrario. Qué manías con los miedos…

Tercera razón: contribuir al conocimiento o difusión de información.

Aquí no tengo mucho que decir ¿no? Bueno, este tercer punto coincide con las redes sociales con una pequeña diferencia. En un blog (si es original y no copias demasiado textos de otros) lo puedes hacer de manera activa y además añadir valor.

Igual se me olvida algo, pero es que no me queda mucho más tiempo. Porque claro eso sí, otra cosa no, el blog te quita tiempo para hacer otras cosas, es una cuestión de preferencias… puedes elegir entre excusarte de no quedar porque tienes resaca o… “no puedo quedar, me falta escribir la entrada de mañana en el blog” 🙂

Próxima revisión dentro de 3 meses…

PD: Hoy 23 de abril día del libro, ésta es mi forma de celebrarlo… como Frank T dice… “la palabra como arma”. Dedicado a mis compañeros de Irak… porque ése es otro de los privilegios que me está brindando la experiencia en Glasgow… pero esta historia es para otro día…